Dudas antes de boda

Cuando nos decidimos a dar el gran paso con nuestra pareja todo parece tornarse de color rosa y nos invade un sentimiento de optimismo que es mucho más poderoso que el de la razón. No es broma eso que se dice de: «El amor lo puede todo».

No obstante, a veces hay que hacerle caso a la razón y dejar las cosas bien hechas por si algo sale mal.

Es una realidad que no todas las bodas acaban bien, con una vida plena, celebrando bodas de aluminio, o, incluso bodas de oro. No todo tiene por qué terminar de forma tormentosa, simplemente, a veces, el amor se acaba o no todo es tan bonito como nos pensábamos al principio.

En aras de tener una transición lo más llevadera posible, sin problemas y sin dramas, te aconsejo que te replantees ciertos aspectos antes de comenzar con todos los preparativos de la boda.

Despeja todas las dudas que puedas tener

Si todavía no vives con tu pareja, es muy recomendable al menos compartir techo un tiempo antes de dar el paso. Hay muchos problemas que solo dan la cara con la convivencia prolongada. Quizás haya algunos hábitos del uno que molesten al otro y al revés. Por eso es mejor tener las cosas claras antes de comprometerse de por vida: La mejor forma de conocer a alguien es vivir en la misma casa que esa persona.

Estas son las cosas que podrás descubrir viviendo con tu pareja.

Hábitos alimenticios

Hay tantos hábitos alimenticios como personas. Para cierto tipo de gente, compartir estas costumbres con la pareja es extremadamente importante, por lo tanto es un factor a tener en cuenta antes de comprometerte con alguien para toda la vida.

Hábitos deportivos

De igual modo que lo anterior, es muy importante para algunas parejas el compartir los hábitos deportivos. Salir a correr por las tardes, o compartir horas y horas de gimnasio juntos puede fortalecer la relación, del mismo modo que el no compartirlo puede debilitarla. Es importante descubrir cómo de importante es el deporte para cada uno de vosotros si queréis tener una vida matrimonial plena.

Hábitos de higiene

Este es otro punto a tener muy en cuenta. No solo la higiene diaria y personal, sino también la limpieza y la capacidad de mantener las cosas en orden. Si una parte de la pareja le da mucha importancia a esto y la otra no, la relación se puede resentir tarde o temprano.

Es importante establecer parámetros de limpieza, orden e higiene en los que ambos estéis de acuerdo. De este modo la relación será cómoda para los dos y los conflictos por estos motivos se reducirán a algo anecdótico.

Personas a cargo

Existen muchas parejas en las que uno de los miembros tiene personas al cargo, ya sean hijos o ascendientes mayores. Esto puede ser un foco de conflictos si la persona responsable siente que su pareja se «entromete» demasiado en estos asuntos personales y familiares.

Hijos
El tema de los hijos puede ser controvertido, ya que éstos influyen directamente en el día a día de la pareja, y, por tanto, ha de exisitir una fluidez en la relación. Es muy probable que no sea una relación de padre/madre – hijo/a, y esto no tiene por qué ser un problema. Lo realmente importante es que exista respeto y capacidad de convivencia.

Ascendientes
Es cierto que hay bastantes menos conflictos por este asunto, aunque puede resultar un foco si la responsabilidad es demasiado grande o no es compartida entre el resto de familiares. Es importante aclarar y explicar cuánto tiempo se dedicará al cuidado de los que lo necesitan y cuánto tiempo se podrá dedicar a la pareja.

Una vez esté todo claro…

Si ya has hecho este ejercicio de reflexión con tu pareja y ambos tenéis claro que queréis dar el paso y enlazar vuestros caminos, entonces podréis hacerlo con una alta probabilidad de éxito.

Es el momento de empezar con los preparativos con toda la ilusión, de emocionaros juntos y preparar el evento más importante de vuestras vidas. ¿Has pensado en el anillo de compromiso?

Si aún así no sale bien…

Por mucho que lo tengas todo atado y pensado, la vida da muchas vueltas y siempre existe la posibilidad de que algo rompa la relación. Esto es perfectamente normal, las parejas pueden romperse y no tiene por qué ser un drama. Cada uno sigue su camino y listo.

Para este tipo de casos lo mejor es obtener asesoramiento jurídico de calidad. ¿Tienes dudas legales? Te presento a un buen abogado para divorcios en Las Palmas que puede ayudarte en todo este tipo de problemas legales.